Los Verdes
ornement

CONFEDERACIÓN ECOLOGISTA - PARTIDO ECOLOGISTA

  | Buscador | Enlaces | Contacta |                                       
  
      

 

LO QUE DICE EL

TRIBUNAL DE CUENTAS (IV)

 

Secciones

 

Calendario

 

2. 2 MODIFICACIONES PRESUPUESTARIAS (Páginas 7 y 8)

Del análisis de la legalidad de los expedientes de modificación de crédito, se han observado los siguientes incumplimientos:

- En 1998 se aprobó un crédito extraordinario de 5.138.950,67 €, sin que se hubiese acreditado en el expediente que todos los ingresos que lo financiaban estaban efectivamente recaudados, ya que parte de la financiación correspondía a subvenciones de las que no existía siquiera compromiso de concesión, incumpliéndose el art. 36.1.b del RD 500/1990.

- En 1998 se aprobó por el Alcalde una transferencia de crédito por una cuantía total de 606.907,47 € que, conforme con el art. 40.3 del RD 500/1990, debería haberse aprobado por el Pleno al tratarse de transferencias entre partidas pertenecientes a distinto grupo de función. Además, se aprobaron bajas de créditos por 296.677,97 € que habían sido previamente incrementados con un crédito extraordinario y un suplemento de crédito, práctica prohibida por el art. 41.1.a del RD 500/!990.

- En 2000 se aprobaron dos suplementos de crédito de 70.170,66 € para atender en parte las mismas necesidades que ya habían sido cubiertas mediante transferencia de crédito, siendo una de las partidas ampliable por generación de nuevos ingresos. Este expediente había sido informado por el Interventor que, además, advirtió que los nuevos ingresos recibidos debieron haberse destinado a la reducción del remanente de tesorería negativo antes que a la financiación de modificaciones, dada la situación económico-financiera del Ayuntamiento.

Por increíble que parezca, en el ayuntamiento de Villablino se aprobaban créditos extraordinarios de más de 855 millones de pesetas, sin acreditar como se iban a financiar. Llegándose incluso a inventarse subvenciones de las que ni siquiera existía compromiso firme de concesión. Es decir, que se hacían trampas contables. Lo que da una idea del nivel de inconsciencia y de irresponsabilidad de los gestores municipales. Guillermo Murias como otrora Pedro Fernández, gestionaron el ayuntamiento como lo venían haciendo en sus respectivos sindicatos. El resultado fue igual de desastroso en un sitio que en el otro. Lo que ocurre, es que en un ayuntamiento tarde o temprano la realidad acababa aflorando a la superficie y en el sindicato es menos probable.

Uno y otro también interpretaron la ley a su manera, arrogándose competencias que la ley no les otorgaba. Así observamos como aprobaban importantes transferencias de crédito que debían ser aprobadas por el Pleno de la Corporación. Naturalmente, la oposición de estos y de otros muchos enjuagues ni se enteraba. Una muestra más de la dejación de funciones de la que ha hecho gala durante años.

Y como el desbarajuste ha sido de tal calibre, hasta se hizo en múltiples ocasiones caso omiso a los informes del Interventor. En vez de destinar los nuevos ingresos para reducir la deuda, lo que se hacía era seguir incrementándola. Hasta se aprobaron suplementos de crédito para atender necesidades que ya habían sido cubiertas. Al fin y al cabo una irregularidad más o menos  tampoco tenía mayor importancia.

Las pruebas son irrefutables, menos para el alcalde, que sigue repitiendo machaconamente que todo es pura invención de Los Verdes. A quien acusa de miserables y de intoxicadores. Sólo el cinismo y la falta de pudor de un político pueden llevarle a negar la evidencia de esta manera.

3. CUENTAS GENERALES

La Cuenta General de 1998 fue aprobada por el Pleno de la Corporación el 1 de marzo de 2000, superando el plazo establecido en el art. 193.4 de la LHL en seis meses. Por su parte las Cuentas de los ejercicios 1999  a 2002 se aprobaron por el Pleno de 9 de marzo de 2004, con significativos retrasos respecto de la fecha límite.

La aprobación y rendición de las Cuentas de estos cuatro últimos ejercicios se produjo como resultado de las múltiples reclamaciones realizadas al respecto por el Tribunal de Cuentas, que culminaron con la formulación por el Pleno del Tribunal de un requerimiento conminatorio en octubre de 2003 y, posteriormente, el 26 de febrero de 2004, con la concesión al Alcalde de un plazo final de diez días como trámite previo a la imposición de multa, rindiéndose las Cuentas dentro de dicho plazo.

El ayuntamiento, con carácter general, ha realizado gastos que superaban los créditos presupuestarios aprobados.

¡Vaya control! En el 2000 se aprobó la Cuenta General de 1998 y en el 2004 las correspondientes a los ejercicios 1999 a 2002. Vamos, que la diligencia ha sido ejemplar. Según el alcalde estos enormes retrasos se debieron a la “falta de medios materiales y humanos”. El argumento no puede ser más pueril.

Bien es cierto que también declaró que el ayuntamiento había dado toda clase de facilidades para que el Tribunal de Cuentas pudiera realizar su labor. Pero resulta que no ha sido así sino todo lo contrario. Hasta hubo de conminarlo y amenazarlo con imponerle una multa. La espiral de mentiras en las que se ha metido Murias no lo hacen acreedor de la menor confianza. Desde hace ya mucho tiempo su línea de defensa es la mentira y la descalificación de sus adversarios.

Seguro que hasta negará que en el ayuntamiento que él preside, se realizan con carácter general, gastos que superan los créditos aprobados. Con su actuación está haciendo bueno a su antecesor en el cargo. El mismo que pasó por Laciana como una nube de lluvia acida. Una expresión, acuñada por cierto, por IU. Quién nos iba a decir que diez años después entre uno y otro las similitudes llegarían a ser lo que son.

Pincha aquí para ver Informe Tribunal de Cuentas

 

 

 

Página Optimizada para la resolución de 1024x768 © Copyright 2005 Los Verdes Europeos
Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier contenido de esta web sin previa autorización