Los Verdes
ornement

CONFEDERACIÓN ECOLOGISTA - PARTIDO ECOLOGISTA

  | Buscador | Enlaces | Contacta |                                       
  
      

 

LO QUE DICE EL

TRIBUNAL DE CUENTAS (V)

 

Secciones

 

Calendario


4.1.2.2. Transferencias corrientes por convenios con MSP (Páginas 22 y 23)

Nota: Este es sin duda uno de los capítulos más nebulosos de la gestión de Guillermo Murias. En la página 11 del Informe del Tribunal de Cuentas nos encontramos con lo siguiente:

Las relaciones del Ayuntamiento con la empresa MSP se contabilizaron bajo el criterio de caja y sin aplicar el principio de no compensación de ingresos y gastos. En los ejercicios 1999 y 2000 no se reconocieron ingresos como consecuencia de la compensación de los importes a favor del Ayuntamiento con unos anticipos recibidos y contabilizados en 1998 y con gastos atendidos por la empresa por cuenta del Ayuntamiento, y en 2001, los derechos reconocidos (211.097,55€) están igualmente compensados con gastos atendidos por la empresa por cuenta del Ayuntamiento

Nunca mejor dicho, quien paga manda. Ahora comprendemos mucho mejor las razones del sometimiento de Murias. O sea, que Victorino Alonso ejercía funciones de banquero privado del Ayuntamiento. O de prestamista que es distinto. Y, además, un prestamista ejemplar, puesto que no dudaba en adelantar el dinero con la suficiente antelación. Naturalmente, después se cobró con creces los intereses en “El Feixolín y Fonfría”.

El Ayuntamiento y la Sociedad MSP, principal empresa minera de la comarca, suscribieron diversos convenios por los que, entre otras cuestiones, se regulaban las autorizaciones administrativas necesarias para las explotaciones de interior y a cielo abierto, accesos, infraestructuras, instalaciones auxiliares, etc.

Queda acreditado, pese a lo que afirman ciertos  dirigentes de IU, que desde el ayuntamiento se han venido facilitando las explotaciones a cielo abierto. De ahí, que el primero en recurrir las sentencias judiciales que ordenaban su paralización, haya sido el propio alcalde.

La moción de censura contra la socialista, Ana Luisa Durán fue un acto de auténtica superchería. Si ella firmó un convenio disparatado, Murias lo hizo a la chita callando, pero el resultado es el mismo.

Algunos de estos convenios dieron origen a ingresos en el Ayuntamiento en el capítulo 4 de Transferencias corrientes, que totalizaron 751.565,68€ (309.521,23 en 1998; 211.097,55 € en 2001 y 230.946,90€ en 2002)

En el convenio de 30 de mayo de 1996, que estuvo vigente en 1998, se pactó una contraprestación anual de 120.202,42 €, sin que figure la forma en que se determinó la cuantía de las contraprestaciones municipales.

Diez, diez largos años de enjuagues entre Guillermo Murias y Victorino Alonso, a lo largo de los cuales todo han sido engaños y destrucción del patrimonio natural de Laciana. Y todo como consecuencia del desastre en la gestión del ayuntamiento. Se necesitaba dinero para tapar agujeros y se recurría a la MSP. Eso sí, adornando el engaño con los puestos de trabajo. Pero hoy sabemos que la bancarrota del ayuntamiento tuvo mucho que ver en todo este enorme desastre que asola a Laciana.

En 1998, se cobraron 309.521,23 €, como consecuencia de que el 16 de junio de 1998, cuando se habían percibido 9.015,18 €, se acordó entre las partes un anticipo de 180.303,63 € en el propio mes de junio y otro de 120.202,42 € en julio, no teniendo que realizarse aportaciones mensuales sucesivas hasta “compensar los saldos existentes entre ambas partes”

Todos estos acuerdos se fraguaban en los despachos sin que la ciudadanía tuviera la menor información, por eso pasaban sin pena ni gloria, mientras la oposición asentía. Quizá por eso Ana Luisa Durán no calibró el alcance de su gesto, firmando el famoso convenio que la desalojó de la Alcaldía. Bien es verdad que Los Verdes en Laciana aparecen por primera vez en mayo de 2005.

En los ejercicios 1999 y 2000 no se percibió ninguna cantidad de esta empresa como consecuencia de la compensación de los importes a favor del Ayuntamiento con los anteriores anticipos, con diversos pagos realizados por MSP por cuenta del Ayuntamiento de alquileres, energía eléctrica, de la obra del Pabellón del Polideportivo de Caboalles de Abajo, así como con determinados suministros o servicios (maquinaria, repuestos y materiales). La mayoría de los justificantes presentados por el Ayuntamiento referidos a estos últimos conceptos son facturas libradas a nombre de MSP, sin que conste suficiente certeza de que pudiera tratarse de gastos propios del municipio.

Simplemente increíble. La MSP ha actuado como una especie de ayuntamiento paralelo. Hasta las facturas que abonaba estaban a su nombre. Por eso el Tribunal de Cuentas duda de que algunas de ellas puedan corresponder a gastos propios del municipio. Vamos, lo nunca visto, pero así ha venido funcionando este ayuntamiento. Si la Comisión Mixta Congreso Senado no le da carpetazo a este asunto, a más de uno le puede doler la cabeza de lo lindo.

El 1 de agosto de 2001 se firmó un nuevo convenio que daba por resuelto el anterior, renunciando las partes a realizarse reclamaciones económicas derivadas de aquél, en el que se fijó una cuantía de 1.863.137, 52 € por las necesarias autorizaciones para el desarrollo de una serie de proyectos de minería a cielo abierto en varios montes de utilidad pública. En relación con este convenio debe indicarse:

-  Diversos concejales que participaron en el Pleno de 4 de marzo de 2002 que aprobó el convenio mantenían relaciones laborales con MSP.

- No se emitió informe jurídico solicitado por el Alcalde.

 - Parte de la contraprestación, 180.303,63 €, se pactó que se realizaría con productos o suministros, tales como hormigón, aglomerado extendido, carbón y energía eléctrica.

Los pactos realizados para los ejercicios 1999, 2000 y 2001, mediante los cuales parte de las contraprestaciones se realizaba directamente por MSP, eludieron la tramitación de expedientes contractuales, porque se encargaron directamente a una empresa sin haber respetado los principios de publicidad y concurrencia.

Lo veníamos denunciando y desde el ayuntamiento, como de costumbre se negaba. Ahora aquí tenemos la prueba. Victorino Alonso siempre jugó con ventaja. Sus propios asalariados aprobaban también sus propios planes. Es inadmisible que nadie haya hecho advertencia de ilegalidad. Los concejales y también el alcalde, estaban vinculados laboralmente con MSP, consiguientemente, no podían participar ni en la deliberación ni en la votación del Pleno de 4 de marzo de 2002. Y sin embargo, lo hicieron y por ello deberán responder ante los tribunales de Justicia.

Y después nos cuenta el alcalde que Laciana no es la Marbella de la montaña. ¿Dónde está la diferencia? Allí eran los constructores los que sobornaban a los concejales y aquí están directamente en nómina de la empresa. A esto, aquí y en cualquier tierra de garbanzos, se le llama corrupción. Y desde luego, Los Verdes utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para que se depuren responsabilidades. En Marbella la Justicia ha tardado 15 años en actuar, aquí esperemos que se acorten los plazos.

Pincha aquí para ver Informe Tribunal de Cuentas

 

 

 

Página Optimizada para la resolución de 1024x768 © Copyright 2005 Los Verdes Europeos
Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier contenido de esta web sin previa autorización